Santiago Sánchez (Ganemos): “Saldaña está nervioso, sabe que no va a ser alcalde”

El portavoz de Ganemos Jerez, Santiago Sánchez, pasa revista sobre las posibilidades de una confluencia en 2019: “Lo de menos serán los nombres”. Y lanza un mensaje sobre su continuidad: “No tienen por qué darse las circunstancias de que me presente o que me elijan”.

Esta entrevista se realizó antes del cambio de timón en el Gobierno central, pero, por suerte, todo versa sobre la ciudad de Jerez. Y sobre la persona. A Santiago Sánchez (Jerez, 1979) se le puede seguir viendo en bici por Jerez, pero desde el día en que tomó el acta de concejal las cosas cambiaron. Dicen de él los más cercanos que sólo hay que comparar una foto suya de 2015 con otra actual para comprobar que las moquetas queman un poco más que las aceras. Le proponemos la entrevista en su barrio, en La Granja, donde creció. Sin que él lo sepa, para el cuestionario, nos conduce él mismo hacia el mismo bar al que nos condujo justo una semana antes Raúl Ruiz Berdejo para su entrevista, que también es ‘granjero’.

-Yo digo una frase y usted tiene que rematarla. Los borbones son unos…
-La frase induce a decir lo que dicen los raperos.
-Pero porque es una canción simplemente, ¿no?
-No, yo me lo creo, son unos ladrones.
-Decir eso a día de hoy aún puede generar algún problema.
-El otro día escuché un programa en el que el público, el locutor, decidieron decirlo todos a la vez. Y yo creo que estamos en una involución, yo me uno a la campaña por la libertad de expresión de los raperos.
-Mucha policía… (Tarareando)
-¡Esto es inducción al delito! Ahí no estoy de acuerdo, ¿cómo acabo la frase? (Piensa). “Mucha policía, y más inversión en educación”. Creo que hace falta más educación que policía…
-En Jerez hacen falta más agentes, rejuvenecer la plantilla de la Local.
-Donde se cometen más delitos, es donde hay más problemas económicos y sociales. Si se mejoran esas condiciones, los delitos bajan, seguro. Faltan políticas para solucionar los problemas de las zonas empobrecidas. El reparto es injusto, ahora trabajar no te da una vida digna. No justifico la violencia, pero cuando hay condiciones de vida buenas, no se plantean cosas.
-Otra frase. España es una…
-Una vergüenza. La imagen de este país está muy deteriorada, se relaciona con corrupción. Te lo dice quien está fuera, y ya cuando estuve fuera viviendo lo sentí.
-‘Ellos dicen mierda…’
-Ésa no la conozco.
-Es ‘La Polla Records’, un himno. (Su cantante fue denunciado al término de un concierto en el Primavera Trompetera, en Jerez, por insultar a la policía).
-Yo soy más de Ska-P que de La Polla Records. Te diré que ‘Ellos dicen mierda, nosotros ilusión’.
-Me recuerdo a ese lema de Podemos de ‘El miedo va a cambiar de bando’.
-A mí no me gusta que las cosas se hagan por miedo. El cabreo te envenena. Todo eso hay que reconducirlo a la ilusión.
-A nivel comunicativo, ya ha tenido algún rifirrafe en el que le acusan de ser demasiado irónico, que si con media sonrisa… Y todo eso con un poco de parsimonia y un ceceo marcado, algo a lo que no estamos muy acostumbrados.
-Yo digo cosas a veces contundentes, con tono tranquilo. No tengo ningún problema en decir las cosas. A veces se salen de sus casillas. Y el acento lo tengo marcado, soy un ceceante sin complejos. Yo quiero romper con estos estereotipos del ceceo como algo propio de la gente inculta. Se da la particularidad de que mucha gente de La Granja venía de la Sierra. Está marcado aquí por eso. Es un símbolo de identidad, yo lo defiendo.
-Es micropolítica, del día a día.
-Lo hago desde que tenía 14 o 15 años. Hemos sufrido discriminación. Me han pedido un chiste cuando he estado con gente de toda España, y ahí le pegas el hachazo y ya está.

Foto: CRISTÓBAL ORTEGA.

-Hay una cuestión que me llama la atención de la forma de hacer política de la izquierda que llega del 15-M, con una idea de hacer política, digamos, nueva. Hay un cierto sector de la sociedad que se siente a gusto en el rifirrafe diario del navajeo, que os critican por cuestiones personales, que os insultan. ¿Dónde está la línea entre la buena intención y la ingenuidad a la hora, por ejemplo, de hacer llegar un discurso? Recuerdo, por ejemplo, la que les cayó cuando a una semana de la Semana Santa pidieron poner la bandera del orgullo LGTBI. De hacerlo unos días más tarde, se podrían haber ahorrado cierta polémica.
-Hay gente que le interesa el blanco y el negro. Nosotros somos tranversales. ¿Por qué? Porque en el 15-M había gente de muchas ideologías. El tema de la bandera, por ejemplo, es que es compatible luchar contra las agresiones homófobas y la Semana Santa. Respecto a la ingenuidad, nosotros practicamos una oposición responsable, algo que no practica casi nadie. Te pongo un ejemplo. Hay un problema que el Gobierno no está solucionando, y tú tienes una solución. El objetivo es que las personas que sufren ese problema encuentren una solución, no que un partido u otro se lleve el mérito. Eso es nueva política. A nosotros no nos gustan los daños colaterales, y si podemos minimizar el daño que hace el gobierno, lo vamos a hacer aunque no nos beneficie electoralmente. Ingenuo es pensar que se pueden cambiar las cosas haciendo lo mismo de la misma forma que se ha estado haciendo hasta ahora. Queremos hacer una política distinta, honesta y transparente. A medio y largo plazo la gente creo que se da cuenta. A corto plazo quizás no tiene beneficio electoral. Pero el objetivo que tenemos es mejorar la ciudad, no ganar votos.

-¿Les ha faltado calle en Ganemos en estos tres años?
-No, se puede ver a Ganemos en cualquier acción que se realiza en la calle.
-¿Y con los vecinos?
-Somos calle, no estamos aparte. No es que estemos con los vecinos, es que somos vecinos. Entramos en el Ayuntamiento para hacer puente. Llevamos al Ayuntamiento el mensaje de la calle. Quien dice que nos hemos alejado, le invito a que pase una semana con nosotros. No es que nos reunamos con los colectivos, sino que es que los miembros de Ganemos pertenecemos a muchos colectivos.
-¿Tendría que haber entrado Ganemos en el gobierno municipal?
-Se hizo lo que se dijo en asamblea.
-¿A nivel personal, cree que debiera haber entrado en el Gobierno?
-Mi opinión personal me la guardo. Creo que hay que analizar lo que hemos hecho desde la oposición y lo que se podría haber hecho, si hay cosas que se podrían haber hecho de forma distinta, y desde ese análisis se responde a esa pregunta.
-Sea mejor o peor es cuestión a valorar, pero también es posible decir que no es lo mismo presentar un presupuesto estando dentro que apoyarlo en pleno.
-El presupuesto es una de tantas cosas. La relación con el delegado de Economía ha facilitado la labor a la hora de elaborarlo, pero si hubiéramos estado en el Gobierno habría sido distinto. Y más que el presupuesto, su ejecución.
-¿Por qué se pasa en Ganemos a pedir la dimisión de la alcaldesa (final del verano de 2016) a la situación actual?
-Pedimos la dimisión porque nos engañó, y luego vimos que no teníamos herramientas para conseguirla. Nos acusaron de intoxicar en la situación interna del PSOE, y eso es mentira. Nosotros en esa dinámica no entramos.
-¿No se planteó un nombre alternativo entre el grupo de concejales socialista?
-Propusimos un equilibrio de poder entre la alcaldía y la junta de gobierno local, que es donde se divide el poder. El equilibrio, entre PSOE y el bloque Ganemos e IU. Abrimos el debate pero no entraron en ello. No teníamos ningún nombre concreto.
-En aquel tiempo, Mamen Sánchez propuso que entrase de forma exprés algún concejal de Ganemos o IU para firmar la reincorporación de los empleados despedidos en el ERE.
-Eso no se podía dar. Fue un farol. Si ella realmente no era capaz, que no mintiera y se fuera. Lo que no puedes decir es ‘bienvenidos a casa’ y luego sacarse un informe jurídico de un abogado del Ayuntamiento, que no tenía por qué hacerlo porque no era su función, y llamar a eso informe jurídico es ser muy generosos, y se lo guarda para sacarlo a la luz el último día. Fue una jugada sucia de Mamen Sánchez. Había informes más serios que no decían eso.
Entonces, podrían haber entrado sin riesgo penal para quien lo asumiese, ¿no?
-Nosotros pensamos que sí.
-¿Y por qué entonces el PSOE no quiso?
-Eso tienes que preguntárselo a ellos. Ellos dicen que a nivel legal no se podía. La actitud de Mamen Sánchez y del gobierno era poner un problema y otro, no era resolutivo. Y ya sacó ese último cuando no había margen de solución. Denota que no había voluntad, era postureo. El motivo real lo sabrán ellos.
-¿Había enchufados?
-En el Ayuntamiento, tras la reconversión de la vid, entran muchos mediante enchufe. Eso lo dice Rodríguez Carrión, concejal de Pacheco, en un debate en el que estoy presente. Los mismos concejales. Y Urbanismo era un coladero a afines.
-¿Justifica eso que echaran a dedo?
-Los despidos fueron improcedentes, no había causas objetivas. Los echaron por causas políticas. Si eras afín al PP, no te echaban.
-¿Había lista negra?
-Está claro que había lista, a la gente se la echó por motivos políticos. Son prácticas de una dictadura, que dependa tu trabajo de una ideología. Las distopías se quedan cortas con el PP, es ‘Black mirror’. Los jueces lo dicen, que no hubo causas objetivas.

Foto: CRISTÓBAL ORTEGA.

-Mucha gente diría que en este mandato se ha perdido una oportunidad histórica, que nunca hubo tanto concejal a la izquierda del PSOE en un contexto favorable de acuerdos. Ahora, nos acercamos a 2019.
-Yo diría que la oportunidad sigue estando ahí de hacer un proyecto común. Esa opción va a estar ahí de una manera más potente que en las últimas elecciones, con Ganemos, Podemos e Izquierda Unida. Ganemos nace con el propósito de la confluencia, de lo político y de los movimientos sociales de Jerez.
-Ha llegado a decir que si no se llega a un acuerdo, que podría presentarse en solitario. Quizás sería un fracaso ver una papeleta en la que pusiera ‘Unidos Podemos’ y en otra ‘Ganemos’.
-El trabajo de Ganemos sería una pena que se perdiera, pensamos que está consolidado y es una herramienta útil. Nuestra primera opción es la confluencia, que puede haber un proyecto aún mejor que Ganemos Jerez. Uno de los motivos por los que pensamos que habrá confluencia, es porque el proyecto es muy parecido. En cuanto IU y Podemos quieran, nos sentamos.
-¿Hay resquemor?
-No, queremos empezar ya a hablar.
-¿Tendrá Ganemos alguna línea roja?
-Sin ninguna línea roja.
-El pasado lunes decíamos en LaFronteraHOY que Ángel Cardiel ya apunta a encabezar una lista en tanto que es la propuesta que lleva Podemos, el partido que a nivel nacional es el más fuerte.
-Nosotros no tenemos candidato o candidata a priori.
-¿Y usted se postularía?
-Yo siempre he dicho que se tienen que dar varias circunstancias. Una, que haya un proyecto que ilusione, y después que yo quiera seguir. Después, que la gente me votase en unas primarias. Y son circunstancias que no tienen por qué darse. Va a depender mucho del proyecto. A mí me da en la nariz que será un proyecto interesante. A nivel personal, me lo tendré que pensar.
-¿Está quemado de la política?
-A nivel personal he sufrido un desgaste. El estar volcado a lo público. Que te paren por la calle sí es lo positivo, que confíen, que te cuenten, ése no es el problema. Pero es cierto que trabajamos 24 horas.
-¿Qué piensa de nombres como Cardiel o Ruiz Berdejo para alcaldables?
-El tema de hablar de candidatos es terciario. Si el proyecto es interesante, el candidato o candidata va a salir solo.
-Pero si ese candidato consigue ser alcalde, éste tiene un poder a nivel legal que no tiene ningún otro concejal, es un asunto importante.
-Aún no nos hemos sentado, no podemos hablar de nombres. Nosotros creemos en la inteligencia colectiva, y la persona que se presente creemos que será fruto de esa inteligencia colectiva.
-Quizás llegue el momento de hablar de cupos, de cuántos concejales en los primeros puestos corresponde a cada uno de los que integren la confluencia.
-Queremos que sea una negociación sana. Me encantaría votar en unas primarias, y poder votar a alguien de Podemos o Izquierda Unida. Sería síntoma de salud democrática.

Foto: CRISTÓBAL ORTEGA.

-Un resultado para 2019. ¿Tendremos alcalde o alcaldesa nueva?
-Sí. Va a haber un proyecto potente de la confluencia y va a gobernar esta ciudad. Fíjate, y no te hablo de una persona gobernando, te hablo del proyecto, de lo colectivo.
-¿Confía a nivel personal en la alcaldesa?
-Es una persona que ha mentido. El PSOE no llega a los niveles del PP cuando gobernó, pero no quita que nos haya mentido.
-Si llega un ‘sorpasso’ y cambian las tornas para gobernar, ¿qué le daría al PSOE? ¿Entraría así en un gobierno?
-Se podría dar un escenario como el de Cádiz, pero eso se decidirá en asamblea.
-No sé cómo lleva esta larga precampaña… Saldaña es el que más fuerte ha empezado.
-Saldaña está nervioso porque sabe que no va a ser el próximo alcalde.
-Ilusióneme de cara a 2019.
-Viendo lo que hacemos, la gente se puede ilusionar.
-Por último, ¿por qué está en política?
-Mira, los animales se organizan en manada de la misma forma que hace 2.000 años, por ejemplo. Sin embargo, el ser humano, no. Hay que desarrollar eso que nos distingue. Yo hago política desde siempre, en el día. Con el acento, por ejemplo, con esa decisión, ya haces política. Creo que se puede hacer política desde cualquier ámbito, no sólo en lo institucional. No me voy jubilar en lo institucional, pero haré siempre política.
-¿Cree en la regla de 8 años de política en lo institucional?
-Sí, porque si en ocho años un proyecto no se ha renovado, si no es capaz de hacerlo, es porque ese proyecto tiene un problema. Siempre hace falta gente fuera de lo institucional fiscalizando lo que se hace.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*