‘Los aguazales’

Me asusta Vox y algunos de sus militantes. El mitin del Hotel Guadalete es un botón de muestra de que van a dejar de ser un archipiélago y pueden ser un continente.

Por Jesús Palomo

He leído un interesante artículo de Rosa M. Toribio y Ricarda López sobre ‘El movimiento arquitectónico Moderno de Andalucía’ y en concreto sobre los pueblos de colonización de la Provincia de Cádiz. Ambas estudiosas hablan de lo poco valorado y cuando menos menospreciado como son las torres campanarios de estas pedanías que tiene el mismo estilo arquitectónico que la Universidad laboral de Córdoba, la de los poblados del Coto de Bornos y el ambulatorio de Cayetano Rodán en San Fernando. Por ejemplo, de la arquitectura de los años 60-70 donde el pueblo está inspirado en los campamentos romanos donde en el cruces de vías principales esta un aplaza con el ayuntamiento y la Iglesia.

Pues bien, resulta que las torres de muchas de estas Iglesias como la simplista y austera de San Miguel en Estella del Marqués están en ruina y ellas opinan que es primordial evitar la pérdida, cambios o destrucción a toda costa, ya que estás torres campanarios son una de las señas de identidad más importantes de estos poblados para sus vecinos. Mi enhorabuena a los autores de este Magazine de Guadalcacín por dar tanta información de su pasado reciente y más lejano desde el asentamiento de los primeros colonos. Habla también esta revista vecinal sobre el arroyo Salado que se le llamaba el río de Guadalcacin situado en los llanos de Caulina. Un rincón de la campiña de Jerez que se asemejaba a un estero o extenso aguazal recorrido por infinidad de canales que se anegaban y se anegan fácilmente con las lluvias invernales.

Es difícil sobrevivir a la fuerza del agua.

Su fuerza es brutal, salvaje, de la que cuesta huir en muchas ocasiones. He soñado recientemente, tras la visita a Chipiona inundada el miércoles pasado, que me moría ahogado por una riada tras desparramarse una gota fría sobre mi anterior casa en el arroyo del centro de Jerez. En mi retina de niño me acuerdo de aquella catástrofe del camping de Biesca (Huesca) donde el agua se llevó por delante a familias enteras que pasaban sus vacaciones en un camping. Esta catástrofe la tengo muy presente cuando visito con mi caravana un camping y me pongo en el punto más alto que haya. Cada cierto tiempo las teles sacan imágenes de campos anegados y vecinos pasándolo mal y donde la vida enmudece tras el aguacero o tromba de agua. Hablando de Arroyo me encanta que se destine un millón de euros para la remodelación del entorno del Arroyo, desde la Puerta de Rota a la plaza de San Dionisio. Ya los vecinos y asociaciones le dimos el visto bueno y parece que la resolución de esta subvención del ITI de la Junta de Andalucia se espera para diciembre próximo. Si llega hay que decirle a los ejecutores de las obras que en Jerez la Semana Santa hay que respetarla y no se puede tener ese tramo del Ayuntamiento a la Catedral levantado en esas fechas.

Miedo del agua pero también miedo del gamberrismo de la fiesta del Halloween en mi Jerez. Seis contenedores ardieron pocos en comparación con otros años , quizás la lluvia hizo que no ardieran más. Me asusta Vox y algunos de sus militantes. El mitin del Hotel Guadalete es un botón de muestra de que van a dejar de ser un archipiélago y pueden ser un continente. Creo que los partidos moderados están preocupados por estos extremistas que en Italia y otros muchos países están resurgiendo la ultraderecha. Y por otro lado me preocupa los nacionalismos en auge.

Los nacionalismos tiene instintos excluyentes y eso en muy malo. Es una forma de totalitarismo en definitiva. Creo que la educación de la paz, la convivencia y la no violencia deben de reinar en las democracias. No debemos permitir que nuestra democracia naufrague los partidos constitucionalistas y otros deben de hacer piña para no tener esos adversarios en los sillones del Parlamento, deben ser aliados de esta nueva amenaza que avanza en nuestro viejo continente. Me encantó ver las contradicciones y la ignorancia que algunos de los asistentes entrevistados a las puertas del Hotel Guadalete reflejaron en el reportaje de este periódico digital ‘LaFronteraHOY’. Mi enhorabuena a nuestro director Pablo. Quiero vivir en un país donde haya una convivencia multirracial, lingüística y cultural enriquecedora. Principios que deberían de defender más que nunca ahora los principales partidos constitucionalistas y hacer campaña a favor de este pensamiento democrático y no dejar que cuaje el extremismo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*