‘La sanidad’

Por Jesús Palomo

El portavoz oficial del PSOE andaluz, Juan Cornejo, hizo unas declaraciones muy afortunadas días pasados defendiendo a la consejera Marina Álvarez de Sanidad, para reconocer que la sanidad publica andaluza tiene errores. Y afirmaba Cornejo: ¿cómo no va a haberlos con 30.000 actos sanitarios diarios? Pues bien, ya no es tan buena la joya de la corona, pues hay errores. Y en mi Jerez también. Para mí un error gordo es invertir una millonada en la reforma del edificio del Centro de Salud Centro y no dotar de médicos de apoyo para este verano. Los profesionales están renunciando a su empleo cogiendo meses sin cobrar por este hartazgo de excesos de citas en esta época sin tener apoyos por sus vacaciones.

Otra cosita que padezco es la tardanza en la cita de traumatología, son tremendas (voy para dos años). Y mi lucha constante en contra de la tradición, pues la planta de urología del Hospital de Jerez cierra nuevamente todo agosto desde hace 4 años. Yo defiendo la sanidad pública pero pido que el Gobierno andaluz garantice la calidad del servicio de Salud en mi jereles.

Otra cuestión. Qué pena es ir a visitar el manantial del Tempul (a unos 50 kilómetros de Jerez) y quedarte con la cara partía porque está cerrado a cal y canto. Ni la venta famosa está abierta ni un guardián que diga que esto es patrimonio de los jerezanos y que tiene orden de no dejar pasar. Tan solo un cartel y un rótulo que dice hay cámaras de vigilancia. Unos turistas de Perú venían igual que yo a visitarla e igualmente salimos defraudados. El teléfono del cartel no lo cogen.

Una pregunta me surge: ¿No hay quien ponga un día y unas horas de visita en este paraje tan afamado y con un caserón precioso en ruinas que bien podía ser objeto de una Escuela Taller para restaurarlo?. O bien podría la empresa invertir en hacer visitable este lugar y poner un aula de la naturaleza en el mismo para los escolares y demás público interesado.

No voy a hablar de las ratas en la PPo de san Juan de Dios, ni de los coches incendiados en la zona Sur, ni del malhumorado vecino que no puede dormir en la calle San Pablo y le pega un mordisco en el cuello al propietario de un bar de copas colindante a su casa. Ni de las Cámaras de vigilancia que sin previo aviso han colocado en la calle Tornería y multazos que te crió a los habituales conductores con prisas que van al Arroyo. De lo que voy a hablar es al asfaltado de los accesos al colegio San José Obrero nada más y nada menos que 35 años reivindicándolo los padres y vecinos de este barrio. Por fin ha llegado mi enhorabuena a los vecinos y a esta Ampa reivindicativa. Y ha sido una alegríai poder saludar a Pedro Pacheco, que salía de una librería del centro de Jerez. Uno que le criticó mucho en sus últimos años pero que valoro muy positivamente esa primeras etapas de Pacheco como alcalde e hizo que Jerez fuera incluso un referente a nivel nacional en el apartado de participación ciudadana y su atención a los barrios creo que se ha realizado un acto de inhumanidad con él, no por la irregularidades cometidas sino por la aplicación de la leyes y reglamento penitenciario en su máxima rigurosidad. Y podría mencionar muchos ejemplos de agravios comparativos.

Hay quien puede concluir que salgo en su defensa ahora con lo crítico que con él he sido. Pues sí, creo que a Pedro hay que echarle un capotazo. Solicitar una rotonda con su nombre es lo que me apetece, ello a pesar de no ser afín ni política ni ideológicamente con él. Desde una visión global creo que seríamos muy mezquinos y como una pequeñez de espíritu si no reconocemos que en sus muchos años hizo mucho por Jerez.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*