Editorial: “El PSOE de Sanlúcar debe retirar la denuncia por el encierro en la biblioteca”

Una expresión muy común es eso de la ‘acción de la Justicia’. Una acción viene a ser lo que decides realiar, emprender. Actuar. Puedes no ejercitar tu derecho de acción contra el que te debe dinero, por ejemplo.

El PSOE se ha mostrado enormemente crítico con la ley mordaza, junto a prácticamente todos los partidos y colectivos a excepción del PP. Es una ley que agrava las culpas contra quien proteste. Y la aprobó el PP cuando la mayoría de esas protestas se dirigían a sus intereses,y a las instituciones privadas que por quien mejor se sienten representadas es el PP. Véase, por ejemplo, la banca.

Tras un desahucio que dirigió los ojos de los afectados y los activistas a la actitud del Ayuntamiento de Sanlúcar, éstos pusieron una pancarta en la biblioteca municipal para pedir una reunión con la delegada de Vivienda. Algunas familias habían pasado su primera noche a la intemperie y no tenían dónde quedarse cuando llegara la siguiente. Algunos permanecieron en un salón de actos, después de que la Policía cerrase el inmueble.

El Ayuntamiento de Sanlúcar ha denunciado a afectados y activistas, sumando en total 18 las personas imputadas. La capital de la manzanilla es también la del paro y la desesperación. Por un lado, el gobierno socialista demuestra una nula empatía con quienes se vieron en la calle. Por otro lado, hace un uso interesado de los mismos valores que el partido, a nivel nacional, dice defender.

Criminalizar a los pocos que salen a la calle con pancartas en una de las ciudades más machacadas por el desempleo es impropio de un partido de izquierdas”

Y aquí está la clave. Debe ser la propia Ejecutiva Federal del partido de la rosa la que llame al orden a sus dirigentes sanluqueños. Hubo un tiempo en el que eran mayoritarios los militantes socialistas entre los movimientos reivindicativos. Ahora es el Ayuntamiento socialista el que ha decidido ir contra unos protestantes en muchos casos desesperados, que apenas se vieron con opciones para llamar la atención de los gobernantes. Lo hace, además, bajo el enorme peso que supone un encausamiento penal.

Criminalizar a los pocos que salen a la calle con pancartas en una de las ciudades más machacadas por el desempleo es impropio de un partido de izquierdas. Pudieron dejarlo en el desalojo que realizó la policía local la mañana siguiente (sin violencia, hay que subrayar). Al igual que ha sido una decisión unilateral de los socialistas sanluqueños denunciar, tienen la responsabilidad de enmendarse. Será más fácil que esto ocurra si la presión social y mediática obliga a los dirigentes estatales a pronunciarse, pues es de sentido común que, una vez que contemplen los detalles del caso, manden la orden de dar marcha atrás.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*