Dos policías locales heridos de consideración junto al botellódromo (CRÓNICA)

Acabaron con costillas rotas, un labio partido y contusiones por todo el cuerpo al reducir a dos sujetos que presuntamente habían protagonizado una agresión racista a menores.

La glorieta de los Juegos Olímpicos, donde se produjo la agresión a los agentes.

Alrededor de las nueve de la noche, la Policía Local recibió una llamada de testigos que habían presenciado una reyerta en la calle San Marino, cerca del botellódromo. Hasta allí se desplazaron cuatro agentes, una unidad motorizada y un coche patrulla. Encuentran a dos sujetos españoles en los alrededores, en la glorieta de los Juegos Olímpicos, que aseguraban haber sido objeto de una agresión por parte de menores de edad de rasgos árabes. En realidad, según apuntan todas las fuentes e indicios, fue justamente al revés.

La reyerta había sido una presunta agresión con amenazas de los dos individuos, que llamaron ‘moros de mierda’ a los menores y les decían que ‘los tenían que echar a todos de España’. Ante esa actitud, el grupo de menores corrió a refugiarse en el botellódromo, a unos 500 metros del suceso. Uno de ellos, de 16 años, no paró de correr hasta que llegó a la plaza del Caballo, completamnete asustado.

Mientras, los dos sujetos españoles acusaban a los menores de ser los causantes del suceso. Por esa razón, de los cuatro agentes de la Policía Local, dos marcharon hacia el botellódromo para tratar de localizar a los menores y aclarar lo sucedido. A la vuelta al lugar donde habían encontrado a los dos individuos, vieron a sus compañeros policías heridos. Éstos relataron cómo al pedirles la documentación, comenzaron a recibir insultos. “Hijo de puta, a ti te voy a enseñar el carnet…”, le dijeron. Viendo que los dos sujetos se iban poniendo nerviosos, mientras uno de los agentes se ponía los guantes anticortes como precaución, recibió un puñetazo sin previo aviso por parte de uno de los individuos. El otro sujeto se fue directamente hacia el otro policía local, que acabó en el suelo forcejeando. Finalmente, pudieron proceder a su detención, a pesar de que acabaron con un labio roto, costillas fracturadas y contusiones por todo el cuerpo.

Los acusados habrían insultado gravemente tanto a los agentes como a los menores, a los que dijeron «moros de mierda, os tenemos que echar de España»

En Jefatura, mientras, se encontraba el menor que había huido despavorido hacia plaza del Caballo. Desde allí, llamó a la madre por teléfono. Fue la progenitora la que decidió denunciar los hechos, que podrían ser calificados no sólo como agresión sino también como delito de odio.

Pero, de vuelta a la rotonda de los Juegos Olímpicos, donde se produjo la agresión a los policías locales, no había acabado todo. Al contar sólo para la actuación con un coche patrulla, sólo uno de los dos individuos detenidos pudo ser trasladado a Comisaría. En vista de que si metían ambos en el vehículo la situación podría volver a complicarse, los agentes aguantaron con uno de los agresores en la misma calle retenido. Fue finalmente la Policía Nacional la que se pudo hacer cargo de ese segundo sujeto, que apoyó la actuación con otro vehículo para proceder a su traslado.

Este fin de semana, la Policía Local sólo cuenta con tres coches patrullas, una información ya adelantada por este medio días atrás. De esos tres, uno se encontraba anoche realizando labores en la zona rural, y otro, en la avenida Blas Infante, para prevenir carreras de vehículos que están alterando la convivencia en la zona desde hace semanas. Se da el caso de que la patrulla destinada a la zona se encontraba en ese momento realizando una actuación en un restaurante. Así, el único coche disponible fue el que actuó en este suceso.

Los acusados, como se ha dicho, se enfrentarían a un delito de odio y de agresión a los menores, que se uniría al de atentado contra la autoridad. La tesis que cobra mas fuerza, ante la gratuita agresividad de los detenidos, por su actitud, es que habrían consumido algún tipo de sustancia.

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*