Alfonso Lázaro, titiritero: “España no es libre, las leyes se hacen para mantener el estatus de los poderosos”

Fue absuelto tras una sonada detención por enaltecimiento del terrorismo tras mostrar una pancarta en una obra que decía ‘Gora Alka-ETA’.

Alfonso Lázaro pasó un calvario tras su detención y procesamiento por enaltecimiento del terrorismo. La Fiscalía pidió prisión incondicional. Finalmente, tanto él como Raúl García fueron absueltos. Los hechos fueron los siguientes: En una obra de su compañía ‘Títeres desde abajo’, la protagonista era apaleada por un policía y éste le colocaba un cartel en sus manos mientras estaba inconsciente en el que ponía ‘Gora Alka-ETA’, para justificar su detención y procesamiento. Como una especie de profecía autocumplida, ese ‘Gora Alka-ETA’ les costó noches en prisión. Este jueves acuden a las jornadas denominadas ‘La libertad en el punto de mira’, organizadas por la UCA, la APDHA, Defiende a quien defiende y el Ayuntamiento de Cádiz.

Es curioso, parece que hoy hay menos tolerancia que en los 70 o los 80.

Tampoco es que no existieran estas denuncias, las sufrieron Kortatu, Soziedad Alkoholica. Ahora hay una tendencia mayor a denunciar a estos artistas, pero sobre todo han cambiado las sentencias. Siempre eran absueltos. Ninguna desfavorable. Creo que realmente ahí es donde se marca la diferencia. Han aumentado estas denuncias, pero no hay que decir que no existieran.

La hipersensibilidad llega desde la izquierda y la derecha, ¿no?

Lo que pasa es que ha llegado a un punto de corrección hasta lo infinito. Antes se era más tolerante ante chistes de mal gusto, el humor negro, existía permisividad. Había a quien no le gustara. Ahora es verdad que estamos en una sociedad que prima lo políticamente correcto. Cuando no radica ahí el problema de que haya colectivos desfavorecidos, esos problemas hay que afrontarlo desde otras realidades. Y eso es lo que nos lleva a que haya más denuncias. Llegan de la AVT, la Fundación Francisco Franco, los Abogados Católicos. La pone gente particular, asociaciones privadas, por lo general ni la Fiscalía ni el Estad0.

¿Serían posibles canciones como el ‘Sarri Sarri’ de Kortatu hoy en día?

No sería posible. Ahora a Evaristo lo han denunciado cuando eso antes era impensable.

¿Al final ante esa presión llega la autocensura?

Existió en un primer momento, no solo con nuestro caso, que fue más sonado. En mi ciudad había compañías que te decían que revisaban textos que tenían ya hechos, por miedo a la represión. Eso en un primer momento existió. Tienes que aprender a vivir sin autocensurarte. Tienes que dejarlo de lado.

En la obra que les llevó al procesamiento, se trata de unas acciones de personajes, no de un reflejo de una opinión personal. ¿Habría que enseñar a la gente a distinguir?

Existe una tendencia a pensar que si un autor crea un personaje machista, que el autor está defendiendo esta postura. Puede ser que la defienda o que no. Y esas cosas como el machismo existen en la realidad y las plasmas. Igual con mil cosas. Hacer una película del nazismo no tienes por qué justificarlo. Hay que separar al creador del personaje de ficción. Es algo muy básico. En nuestro caso, era un juego de palabras para que la gente entendiera que la acusación a la protagonista era de terrorismo.

¿Cómo se vive una situación como aquella?

Al principio nos vinieron a detener, y con la que se estaba liando piensas que vas a pasar por el calabozo y que cuando pases a disposición judicial te van a soltar, que no hay contenido, que no hay nada donde rascar. Tte quedas en estado de shock. Era una obra de ficción, no se entiende que una fiscal y un juez pensaran lo que pensaron.

¿Es España un país libre y democrático?

Libre no, y si es democrático es una pregunta de trasfondo. Al final la democracia puede ser de izquierdas o de derechas, con un partido electo que legisla y al final ese electo aprueba leyes en el Congreso. Legislan con sus pactos, a su antojo. Cualquier democracia no implica consulta popular, pero no significa que no sea democracia. Las democracias participativas siguen las reglas del juego. No hay que idealizar una democracia, tiene estas reglas del juego.

¿Pero somos libres en esta España actual?

No es una democracia libre. Porque tienes unos partidos políticos o una clase social alta o poderosa, de medios, lobbys, empresarios y demás, y las leyes son para mantener su estatus. Y está claro que no les interesa una crítica y una protesta social. Casi todas las últimas leyes van en contra de eso. Es una defensa de la clase poderosa, ahí es donde veo que no hay una libertad, porque los poderes quieren mantener su estatus.

 

En este vídeo, la obra completa por la que fueron procesados:

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*